Hernan Casciari: “Entre stripper y blogger, decidí quedarme con el calzoncillo puesto”

17 noviembre, 2008 por admin Dejar una respuesta »

Simplemente genial la conferencia de clausura de Evento Blog España.

Hernan Casciari

Casciari es un veterano bitacorero cuenta historias. Si queréis saber más sobre su figura no dudéis en visitar su entrada en la Wikipedia o alguno de sus blogs: Orsai o Espoiler.

Aquí os dejo un extaracto de su charla, que ha colgado en su blog:

“Hablemos por fin, sí. De la muerte de los blogs. Que es lo que me interesa.

El primer asesinato de un blogger salió muy grande en la prensa. La Policía pudo dar caza al asesino porque el blogger hablaba de su verdugo en su último post.

Su penúltima entrada tuvo diez comentarios. El último recogió 5.000 mensajes.

La gente acudió rauda a escribir posts al muerto. Fue un velatorio permanente. En un altar.

En 2005 aun los blogs eran una revolución. La prensa los amaba y les inventaba virtudes, como la propiedad de resolver crímenes.

Hoy ya no pasaría algo así. Los blogs ya no están de moda. Hoy habría que dejarse asesinar en Facebook, por ejemplo.

Se está produciendo una paulatina y necesaria muerte de los blogs y los blogueros. Por eso primero quiero congraciarme con vosotros para decir que nos sois blogueros. Bloguero, dicho así en español, se parece a un insulto tropical. Es una palabra hueca. Vacía de oficio y vacía de obsesión. Entre stripper y blogger, decidí quedarme con el calzoncillo puesto.

El primer grupo en el año 2005 era muy minoritario. Entendí un error conceptual llamarles blogueros a éstos. Cada uno tenía un nombre: lo que era anteriormente a tener un blog: periodistas, humoristas, cocineros…

En cambio el segundo grupo sí hacía falta una definición. Entonces bloguero o blogger podía ser definición. Eran personas que usaban esta herramienta porque existía: Voy a comprarme un martillo y luego veré si sirve para algo.

Aquí todos somos del primer grupo. La mayoría de ustedes genera contenidos. Estarán obsesionados con lo que hacen. Eso es bueno. Pero ya érais así antes de que existiera internet.

Soy periodista desde los 13 años, y escritor mucho antes. A esa edad me publicaron una crónica de basket en el periódico de mi pueblo. En Argentina eres periodista cuando publicas, no tienes que estudiar para ello.

Desde hace 25 años utilizo las diversas herramientas de escritura que me dan los tiempos: pasé del cuaderno y el bolígrafo al pentium e impresora láser de chorro a través de muchos otros instrumentos. En ese tiempo nadie me dijo ni ‘cuadernero’ ni mucho menos ‘impresor de chorretero’, que habría sido horrible.
El siglo XX era maravilloso en ese sentido. No importaba en qué soporte escribías.

Años enteros quemándome las pestañas para ser escritor, o al menos un contador de historias, y a mitad del viaje maravilloso, alguien me pone una pegatina que hace tiempo intento quitarme. Las preguntas ya no son cuál será tu próxima novela, sino ¿es tuyo el blog del perro que habla?

Los primeros años, contestaba a estas preguntas porque pensaba que era una cuestión pasajera. Pero me cansé. Y empecé a responder siempre algo distinto. Me llegó un cuestionario de un periodico importante de Argentina.

Me puse a jugar y a decir lo primero que se me pasaba por la cabeza.

Al enviar la respuesta me quedó una entrevista disparatada:

La periodista me respondió al mensaje: “Necesito algo más formal. Mi reportaje es sobre la revolución de los blogs. ¿Se te ocurre algo así en general?”

Todavía quedaba gente interesada en la revolución de los blogs. Pero habían empezado a mermar.

La palabra en 2006 fue a ser fenómeno. Me empecé a sentir mejor. Entendí que el asunto empezaba lentamente a pasar de moda.

Los que se autodenominaban blogueros. Los que no lograban un oficio, ahora lo dicen en twitter o en facebook. Eso es una gran tranquilidad, los blogueros ahora son twitteros o facebookers…

Apuesto a que morirá en unos dos años como mucho la noción de que un blog es un género. Porque esto le hizo muchísimo mal a la creación natural de contenido.

Es una herramienta de trabajo. No es revolucionaria ni es fenomenal. Hay que mezclara con algo. Es útil para quien tiene algo que decir.

De aquí a dos años, estaré en esta sala ahí abajo y ustedes también, los generadores de contenido, no los blogueros.
Entre todos haremos el velatorio del blog y festejaremos su muerte mediática y estaremos presenciando su nacimiento real. Sin presión. Sin revoluciones tecnológicas. Y nos pondremos a trabajar ya disfrutar como fotógrafos, informáticos arquitextos, periodistas, empresarios, comunicadores, monologuistas…

Apuesto por la muerte de la herramienta en manos de los revolucionarios y de los medios de prensa.

Apuesto por la normalización y la costumbre.

El formato surgirá con tanta fuerza que será invisible útil y cotidiano.

Y entonces sí prevalecerá el talento de cada una de las personas que lo componen.”

Actualización 1: fragmento en video de la charla.

Publicidad

2 comentarios

  1. SrLanskyNo Gravatar dice:

    Pero qué grande es Hernán. Espoiler es una delicia, y no sólo para los aficionados a la televisión.

Deja un comentario